Encuentra paz interior
Testimonios

Anonimo

Abuso sexual, transmutación y despertar


Comenzaré mi testimonio retornando a mis 16 años, cuando intenté suicidarme y casi tuve éxito en ello. Después de estar hospitalizada durante una semana me llevaron a un psicólogo que me ayudó a volver a la consciencia y entender porque había sentido el impulso de matarme.

Fui abusada siendo aun una niña, a los 5 años, por el abuelo de una de mis amigas. Iba a jugar en la casa de ella y él me abusaba.

Durante años suprimí esto de mi memoria y tuve relaciones frustradas: madre, padre, familia, novios. Quien es abusado reacciona de varias formas, yo reaccione de las peores maneras posibles. Estando aun en la infancia y en la adolescencia yo deje que algunas personas cercanas a mi sufrieran también abuso; exploraba mi sexualidad siendo demasiado joven para ello; cuando conocí a mi primer novio (que después se convirtió en mi marido) no coloque limites con el sexo (lugares públicos etc.)

A medida que pasaron los años fui estudiando y evolucionando, teniendo mas consciencia me fui dando cuenta de lo equivocada que estaba. Comencé entonces a sufrir abusos diarios de mi marido, siendo ofendida, agredida verbalmente y desvalorizada. Todo esto hizo que aquella sensación o sentimiento volviera. Empecé a sentirme enfadada conmigo misma. Veía en mi marido mi agresor del pasado. Sentía ira con él y conmigo. No soportaba mas estar a su lado, era repugnante. Desarrolle una alergia de piel (dermografismo) que "trate" durante dos años con inyecciones y medicación que no me dieron resultado. Comencé a enfermar, taquicardia, TOC, también deje de menstruar.

Fue entonces cuando una amiga me convenció para participar en un retiro con Fanny. Fui ahí dispuesta y abierta a sanar, necesitaba hacer cambios. Me fui dispuesta a sanar el abuso, pero aconteció mucho más que esto.

En mi primera sesión de Renacimiento vi una luz de color índigo y lila. La sensación de abuso afloró junto con mucha rabia. Sentí mucha rabia de mi madre y de mi padrastro (mi madre se casó de nuevo cuando yo tenia 2 años y yo me quedé viviendo con mi abuelo, vecino del hombre que me abusó). Lloré mucho y los sentimientos de abandono y de carencia, tan presentes en mi vida, me dominaron.

En mi segunda sesión tardé mucho para entrar en proceso. Lloré copiosamente como una niña. El sentimiento de invasión era muy grande y lo único que hacia era proteger mi región intima.

En la tercera sesión me dormí.

En la cuarta y la quinta sesión Fanny me colocó con una renacedora experimentada en abusos (Cristina Pantaleón), con quien siento un agradecimiento infinito, y todo salio a la luz. Fue trabajando con el origen de mi sentimiento de culpa (por haber dejado a otras personas pasar por lo que yo pasé); volví a mi infancia, en un momento en el cual estaba jugando con un columpio y todavía me sentía inocente. Estaba con personas que me amaban y me sentí protegida. Durante un tiempo creo que también trabajé la cuestión del suicidio, pues paré de respirar durante un tiempo y fue necesario que la renacedora me ayudara a estar consciente. Volví con una memoria en el útero de mi madre, renací y lloré como un bebé.

Después del seminario mi vida cambió bastante. Me divorcié, mi alergia terminó, mi menstruación se regularizó, recuperé la salud. Los ejercicios de perdón también ayudaron mucho.

Hoy me perdono y me acepto, como suelo decir: "Lo que yo fui ya no me sirve más". Sufrí abusos y dejé que esto dominara mi vida durante todos estos años. Sin embargo cuando me permití sanarme cosas maravillosas acontecieron.

Lo mejor del retiro es poder hablar. Las historias se encuentran y tú te das cuenta de que no eres el único. Mi familia no sabe lo que aconteció durante mi infancia, pues prefiero no hacerles aflorar ningún sentimiento de culpa o de rabia.

Hoy convivo bien  con todo lo que me aconteció ¡Observo y acepto!


Ago Paez Vilaro Uruguay

Rebirthing , Renacer t%uFFFDcnica que recib%uFFFD de Fanny Van Laere junto a Cristina Pantaleon .luego de transitar muchos a%uFFFDos de despertar espiritual y de trabajar para sanar , perdonarme para perdonar y tomar conciencia de mi propia vida en cada inspiraci%uFFFDn , lleg%uFFFD a mi a trav%uFFFDs de Cristina la t%uFFFDcnica de Renacer , (rebirthing )Al experimentarla y trabajar con ella durante varias sesiones descubriendo que esta t%uFFFDcnica me acercaba a mi centro , a mi Ser . Fui d%uFFFDndome cuenta que a pesar de todos mis a%uFFFDos y esfuerzo de mi camino interior estaba desconectada .Encontr%uFFFD un camino , el de volver a casa . Retome el camino respirando y al hacerlo comprend%uFFFD que hay peque%uFFFDos hilos dorados que funcionan desde el amor incondicional del coraz%uFFFDn de Dios .nos conectamos con lo divino y todo lo aun no imaginado y maravilloso comienza a suceder, retomar el camino para comprender que si nos entregamos en los brazos de nuestro creador todo comienza a funcionar como deber%uFFFDa en Perfecci%uFFFDn divina !Permitiendo que legiones de %uFFFDngeles y seres de luz colaboren con su misi%uFFFDn , la de ayudarnos a sanar desde lo m%uFFFDs profundo para poder elevarnos y acercarnos a nuestra casa , viajando m%uFFFDs livianos .reconstruyendo nuestro cuerpo f%uFFFDsico , mental y eterico , permitiendo que todas esas experiencias vividas por estar tan lejos puedan reconstruir un cuerpo nuevo transformando el dolor nuestro y ancestral ,en peque%uFFFDas estrellas de luz . Renacer es Parir a una nueva vida, acompa%uFFFDados de la energ%uFFFDa de luz que fue siempre nuestra y nos pertenece , que fue robada para que nos perdi%uFFFDramos en un sue%uFFFDo irreal , creyendo que era esa la verdad.Rebirthing nos da la herramienta y la fuerza para nacer de nuevo desde la elecci%uFFFDn de nuestro coraz%uFFFDn ,del sentimiento m%uFFFDs profundo de nuestra alma,nos ayuda a retomar el viaje de retorno a la fuente,volver a casa para continuar impregnados de luz divina en eternidad ,esa eternidad que es El aqu%uFFFD y el ahora , simplemente Inhalando y Exhalando con conciencia .gracias Fanny por hacerle caso a tu coraz%uFFFDn y dejarte guiar por El , al experimentar esta reconexion con lo divino deseaste hacernos renacer y as%uFFFD juntos ayudarte en el renacimiento de la humanidad y darnos cuenta que la soledad no existe que nunca estuvimos solos y que estamos transitando por la Edad del Sol (soledad al rev%uFFFDs) Superar con amor ,la separaci%uFFFDn de qui%uFFFDn nos quiso dividir , renaciendo para unir .volver a casa y ser Uno con La humanidad y con Dios . A Fanny y Cristina mi gratitud ! ...y como se le dice a los peregrinos en Compostela , " Buen Camino Peregrino " con todo mi amor Ago.

Dra Elayne Teixeira Paula

La respiración como metodo de cura


Me gradué como medico en 2002 en Río de Janeiro. Desde la facultad siempre me pregunté que es ser medico. ¿El medico es aquel que alivia el dolor? ¿Es aquel que cura? ¿O el medico es aquel que junto con el paciente provee la ayuda para rescatar la salud? Y así continué con mis preguntas sin obtener respuesta, viviendo la práctica clínica dentro de un sistema que no tiene como objetivo el restablecimiento pleno de la salud, sino apenas el alivio de los síntomas con el uso de una cantidad cada vez mas grande de medicamentos, o con cirugías, y sin tomar en cuenta las cuestiones emocionales relacionadas al desarrollo del desequilibrio de la salud.

Todos estos cuestionamientos continuaron hasta después de la residencia médica y otras especializaciones. Tenia la idea latente de que ser medico es enseñar al paciente su poder de auto curación. El poder de rescatar la salud plena está con quien desea curarse y no con el medico. Para mi esto era muy claro y fue con la respiración consciente de energía que descubrí que esto que yo pensaba es real.

Primero pasé por un intenso proceso de sesiones de respiración en las cuales curé el síndrome de colon irritable que tenia desde hacia años y que se había agravado desde hacia 6 meses con diarreas que me imposibilitaban trabajar.

A continuación gracias a las sesiones de respiración y la osteopatía recupere el movimiento de mi pierna. En una caída había lesionado el ligamento en la base de la columna vertebral lumbar generando una hernia discal.

Después de estas dos experiencias fuertes decidí cambiar definitivamente el rumbo de mi vida profesional y dedicarme a la respiración consciente de energía tal como Fanny Van Laere lo enseña.

A lo largo de los años he ido presenciando transformaciones profundas en los pacientes, desde la liberación de cuestiones emocionales guardadas desde hacia años como también rescates de salud en situaciones diversas, como por ejemplo: Ataques de pánico, laberintitis, anemia profunda, hernias discales, problemas digestivos, asma bronquia, en fin, no hay límite para el rendimiento de esta práctica. Como en esencia la respiración consciente energética promueve la vitalidad del cuerpo y de la mente a partir de la propia respiración, respetando la fisiología básica del ser, cualquier persona se puede beneficiar de ella. Es decir que no es el medico o el terapeuta que cura, sino el mismo paciente a medida que se permite entregarse al ciclo respiratorio.

Dra Elayne Teixeira Paula

CRM: 5273611-2 Brasil 

Raúl Bermejo

Del abdomen al pecho, de la garganta a la nariz

Cuando era pequeño, me encantaba salir al parque de mi ciudad e ir cada día un poco mas allá; cada día conocer un poco más.

Ese instinto de explorador está muy vivo dentro de mí; me ha llevado a varios países, a conocer gente nueva, a aprender terapias y, hace no mucho, me llevó al renacimiento y a conocer a esa mujer maga, camuflada en un femenino cuerpo, con el nombre de Fanny.

Soy profesor de yoga y meditación, pero sobretodo he practicado estas disciplinas durante quince años, he aprendido de varias escuelas y maestros e incluso viví durante tres años dentro de una importante escuela de yoga, siguiendo una práctica muy estricta y disciplinada. Cuento esto para dejar claro que lo mío no ha sido una práctica de aficionado, sino que me metí hasta el fondo. Muchas horas al día, muchos años.

Cuando conocí a Fanny en mi primera sesión, ella me invitó a ir al corazón y me puso en contacto con las emociones. Sin yo saberlo, llevaba tanto tiempo deseándolo. En esa sesión experimenté más energía y amor que en muchos años de práctica; una losa de cemento que bloqueaba mi corazón se hizo pedazos y se desprendió de mí. Estaba asombrado de cómo en tan sólo una sesión la vida me había dado tanto.

A lo largo de las diez primeras sesiones, pasé por todo mi proceso de renacer y hubo un poco de todo: tetania, anestesia, otras vidas, infancia, y todo, paso a paso, iba recibiendo una agradable brisa de sanación; mi vida estaba pasando, y todavía pasa, por una intensa pero suave metamorfosis alimentando todas las áreas; mente, espíritu, corazón y físico, divinizando la materia y materializando el espíritu.

Dentro de las diez primeras sesiones, hubo un momento en el cual mi mecanismo respiratorio se liberó. A partir de ese momento y hasta hoy, es como tener diez narices respirando a la vez. Nunca mi intensa práctica de yoga me había dado esto. Ahora, con mucha menos meditación consigo mucho más. Ahora, con muchos menos ejercicios de respiración consigo mucho más, y además toda esa energía extra fluye y sana todas las áreas de mi vida, algunas de ellas en sequía durante muchos años.

No hablo en contra del yoga, pues tengo mucho que agradecerle; hablo a favor del renacimiento como un camino que lo abarca todo con una maestría excelente.

 

Fran Ortega

Sanando los padres se sanan los hijos

No puedo dejar de compartir con vosotros la experiencia de la primera vez que respiré en el agua. Para empezar, diré que tener la nariz taponada me producía cierto grado de angustia. Al respirar en el agua tienes que tener una pinza en la nariz e inhalar y exhalar por la boca a través de un tubo. En menos de cinco minutos me dio un ataque de ansiedad, lo que provocó que tragara agua.

Mientras esto ocurría, recordé el nacimiento de mi hijo, que ahora cuenta con trece años de edad. Lo que me llama la atención es que lo viví en segunda y primera persona, es decir, como si le viera nacer y, al mismo tiempo, yo fuera él. Viví su angustia e impotencia.

El parto duró 48 horas; lo desencadenó un cólico nefrítico que sufrió la madre. Se rompió la bolsa de líquido amniótico; el bebé vino con una vuelta de cordón alrededor del cuello y tragó líquido y sangre de la placenta (como yo agua durante la sesión). Al nacer, tenía un color morado tan intenso que parecía gangrenado. Tras cortar el cordón umbilical, tardó alrededor de 45 segundos en llorar; un silencio que me produjo pánico. Oírle llorar fue como si abrieran las puertas del cielo.

Esto que cuento en unas líneas lo viví durante 48 horas hace trece años y lo reviví durante unos minutos en aquella sesión en el agua.

Comenté la experiencia y se me respondió que no sólo había sanado la angustia y el miedo que sentí durante aquellos momentos sino también la vivencia de mi hijo.

Esto hace que, además de que el trabajo dé resultados en ti, haga efecto en los que te rodean, y en especial en tus hijos. Este hecho me recuerda un dicho de medicina ayurvédica: "Para curar a un niño enfermo sólo hay que sanar a los padres". No sé si será cierto o no, pero Cristián, mi hijo, tiene la mirada más limpia, y el victimismo que siempre le había acompañado no es más que un vago recuerdo; y no sólo eso, sino que parece más risueño y más cálido en su trato.

 

Fran Ortega

Alejandro Tenorio, medico neumologo

Alejandro Tenorio, m%uFFFDdico neum%uFFFDlogo

Compartiendo mi experiencia de un seminario de Renacimiento Bioflow con Cristina Pantaleon (Instructora del mismo)
Querida Cristina, no suelo repetir di%uFFFDlogos. Lo digo una sola vez. Ahora envi%uFFFDndote estas l%uFFFDneas, intentar%uFFFD decir aquello que te transmit%uFFFD durante el seminario.
Desnudar%uFFFD mi alma, libre de prejuicios y con sinceridad. Sin temor del futuro, evidenciando que solo hay un presente.
Tu fenotipo, aspecto f%uFFFDsico, envergadura, raza, fueron los primeros detalles que mi cerebro reptileano capt%uFFFD, provocando una mezcla de sensaciones entre el deseo y la incertidumbre de no saber c%uFFFDmo mi cuerpo responder%uFFFDa.
Mis enormes falencias de amor maternal, al no haber recibido las expresiones f%uFFFDsicas como son: las caricias, los besos, el mimo; desarrollaron en mi una manera  sensitiva de expresarme a trav%uFFFDs de mi piel. M%uFFFDs all%uFFFD de mis palabras.
Durante la sesi%uFFFDn de respiraci%uFFFDn, el segundo d%uFFFDa de taller, tuve mucha dificultad en conectarme con mi centro. Especialmente por poner en juego mi mente y racionalizar mi proceso.  Muy dif%uFFFDcil para mi estructura emocional, desde su sombra, que acepte que necesito ayuda, que soy merecedor de apoyo, que no lo puedo hacer solo.
Cuando escuch%uFFFD tus palabras: " No debes seguirle poni%uFFFDndole pecho a la vida", ahi me conect%uFFFD con mi centro y vino a mi memoria de manera inmediata y r%uFFFDpidamente, mi dura experiencia con la enfermedad de mi viejo. Siendo yo medico neum%uFFFDlogo e hijo a la misma vez de un m%uFFFDdico, especialista en la enfermedad que estaba aniquilando mi padre, delante de mis propios ojos, sin que %uFFFDl me permitiera intervenir y sin que yo pudiera probar a sanarlo. Su comportamiento quiz%uFFFDs fue producto de miedo. Tuve la dif%uFFFDcil tarea de comandar el equipo m%uFFFDdico, conformado por seis colegas, cuando ya, la situaci%uFFFDn era extrema. En terapia intensiva y antes que %uFFFDl dejase su cuerpo f%uFFFDsico, pudimos, finalmente tener un espacio para una comunicaci%uFFFDn desde el amor de padre a hijo.
Cuando sent%uFFFDa tu contenci%uFFFDn y apoyo amoroso durante mi sesi%uFFFDn, pude comprender y aceptar que estoy cansado de seguir poni%uFFFDndole el pecho a las balas y cada vez que con tus grandes manos me tocaste el hombro, llenas de ese amor que t%uFFFD me diste, eran para mi grande caricias. Dolorosamente pero al mismo tiempo con alivio, sent%uFFFD por primera vez en mis 56 a%uFFFDos, que una hembra completa me toque con amor y sin deseo. Fue sanador, liberador, dulce y tierno. Recib%uFFFD el mensaje de merecer caricias sin connotaci%uFFFDn sexual. Solo eso, dejarte mimar, acariciar, proteger, dulcificar la vida.
Cansado de ser el protector, admito, que debo empezar a vivir mirando y cuidando m%uFFFDs mi coraz%uFFFDn.  Ya estuvo demasiado tiempo muy acorazado. Ahora hay que consentirlo, limpiarlo, dejar ir tantos resentimientos y limpiar la bodega para que sentimientos y emociones nuevas, lleguen.
Hasta siempre querida Cristina. Te quiero, te extra%uFFFDo. Esta fue mi experiencia sanadora en un taller de dos d%uFFFDas de Renacimiento Bioflow.

Dr. Alejandro Tenorio, Cuenca Ecuador



Eleanor Luces

Testimonio médico

El desarrollo embrionario plasma el modelo de salud física, psíquica y espiritual para la vida.

Existen numerosos estudios científicos, con miles de personas que fueron acompañadas durante décadas, que muestran que lo que aconteció durante la concepción, gestación y nacimiento de una persona condiciona en gran medida la salud que tendrá de adulto.

En los últimos tres años encaminé a numerosas personas a los cursos con Fanny Van Laere. He podido testimoniar la resolución de patologías obstétricas, ortopédicas, gastroenteriologicas, cardiovasculares, hematológicas y cuadros graves de depresión y drogadicción. Las sesiones de respiración curaron a muchos de ellos y les rejuveneció. La respiración energética es un poderoso instrumento de regeneración de tejidos.

El primer paso en el camino de la consciencia es conocerse y transformarse a si mismo. La respiración energética es una herramienta poderosa de salud y e liberación.

Eleanor Luces, medico, psiquiatra y fundadora de La Ciencia del Inicio de la Vida. www.cienciadoiniciodavida.org

Perla

Una amiga me envió un flyer por Facebook sobre un taller, "El Poder Del Perdón" Yo estaba buscando perdonar y perdonarme. Como mi amiga es una persona que me inspira confianza, fui.
No entendí mucho de lo que hablaban sobre la respiración ni creí sobre todos los efectos emocionales y físicos que decían que causaba.
Pensé que lo que hablaban tenía mucho de sugestión y me parecía muy poco lógico. Eso fue hasta que nos separamos en grupos y comenzamos a respirar. Todavía estoy asombrada con lo que sucedió, sentí emociones tan intensas y fuertes que me dejaron muy conmovida y sensible por varios días, no podía explicarlo. Entonces surgió el retiro de una semana. Dude bastante en ir, por un lado tenía mucho prejuicios con este tipo de eventos, pensaba que sus resultados se debían al poder de la sugestión o autoengaño.
Mi mente racional y lógica que todo quiere entender y explicar no me permitía creer que a través de la respiración se podía lograr lo que tanto había buscado en terapias freudianas y en consultas con psiquiatras.
Por otro lado en el taller había vivido una experiencia muy fuerte y quería sentirme bien, volver a tomar el control de mi vida.
Así que, con muchas contradicciones, fui al retiro afortunadamente.
En los últimos años había pasado por un cáncer, por un divorcio después de más de treinta años de matrimonio, mis hijos me juzgaron duramente por eso, me distancie de mi hermana a quien siempre quise con toda mi alma. Me sentía muy mal. En el retiro mis ojeras, que se habían instalado hacía tiempo, desparecieron. Empecé a sentirme cada vez más liviana. Cada día de mi vida era un esfuerzo, y esa sensación de carga empezó a desaparecer. Empecé a tener sentimientos de agradecimiento y amor que hacía mucho tiempo no sentía y que creí que nunca más los iba a sentir. Me sentí cuidada, respetada, no juzgada. Esta semana fui al psiquiatra, me encontró mucho mejor, me redujo la dosis de antidepresivo, no le dije que ya casi no lo tomo. La próxima consulta le digo.
Agradezco haber hecho caso a mi intuición y no boicotearme esta maravillosa posibilidad de sanación! Pienso seguir esta senda, iré a cada taller a cada retiro y cuando los haya hecho a todos volveré a hacerlos porque cada uno me acerca a mi verdadero ser.
Esta técnica que Fanny difunde seriamente tiene lo que ninguna universidad enseña: sabiduría, amor, respeto y la reconexión con nuestro ser interior que es lo que realmente puede sanar. Gracias Fanny, Cristina, Pablo por creer en mí.
Perla T. 60 años, odontóloga.